Brave (Indomable, 2012) de la Pixar Animation Studios

Ambientado en las llamadas Tierras Altas, Escocia, en tiempos medievales, Brave de Pixar nos vuelve a sorprender por su inventiva y por su modélico poder de fascinación. Escocia, tierra de leyendas, de fuegos fatuos y druidas, con clanes que aspiran al poder supremo, castillos, brujas y hechizos rodeados de bosques bucólicos con aroma de musgo y robles.
En ella vive una princesa ¿porqué siempre aparecen nobles y monarcas en estas películas? ¿porqué no la hija de un labrador o de un mago? Producidas en una República, los Estados Unidos de América me resulta un pelín hipócrita. En fin, ya se sabe que los cuentos cuentos son. Mérida, la princesa, es algo Lady Di, una princesa poco convencional. No le gustan las labores propias de su sexo, es decir limpiar la casa, los pañales de los críos, acicalarse, peinarse y mover el trasero. Mérida es una mujer valiente, audaz, inteligente. Una chica que en la actualidad resultaría feminista o tal vez “queer”  por pretender subvertir su destino adocenado de esposa de unos príncipes zafios pertenecientes a unos clanes formados por paletos descerebrados.
En realidad es el método maquiavélico de conseguir que la película guste. La chica bien refinada y los chicos unos brutos, ¿porqué no sacarán un chico que se rebele contra su destino machista?
En fin, con algunos reparos de guión, la película presenta puntos muy atractivos, como toda la parte legendaria, mágica de hechizos y encantamientos.
Los personajes tienen su gracia. Los tres gemelos, la madre marimandona, el padre patán y la sirvienta histérica. El suspenso está muy conseguido, todo ese devenir de desdichas como la transformación de la madre en osa y la forma de deshacer el hechizo, la trama central de la película, muy logrados a nivel técnico. Los únicos reparos son a nivel ideológico. La trama se resuelve cediendo ambas partes pero no se cuestiona si es lícito organizar y planificar las vidas ajenas por seguir una tradición absurda cuyo origen se pierde en la memoria colectiva. Me parece más razonable la actitud de la hija que la de la madre que toma sus decisiones sin tener en consideración la opinión de la hija, una forma de comportamiento que estaba vigente en nuestra sociedad no hace mucho tiempo.
En fin una trama muy bien resuelto, con sus momentos emotivos y felices, otros de tensión y preocupación. Las películas Pixar al menos no se estropeaban como algunas de Disney en la que salían personajes bufonescos para amargarnos la película como ese lagarto ridículo de Mulan que no viene a cuento y molesta.  Brave es una película sólida. Los detalles técnicos huelga alabarlos porque están siempre a una gran altura profesional y nos ofrecen imágenes maravillosas e increíbles ambientadas en la antigua Escocia de bucólicos parajes.

Salvador Sáinz

BRAVE (INDOMABLE). Título original: Brave. Año: 2012. País: USA. Dirección: Mark Andrews y Brenda Chapman. Co-dirección: Steve Purcell. Doblaje original: Kelly Macdonald (princesa Mérida), Billy Connolly (rey Fergus), Emma Thompson (reina Elinor), Kevin McKidd (lord MacGuffin), Robbie Coltrane (lord Dingwall), Julie Walters (la bruja), Craig Ferguson (lord Macintosh). Guion: Brenda Chapman, Irene Mecchi, Steve Purcell y Mark Andrews. Producción: Katherine Sarafian. Música: Patrick Doyle. Montaje: Nicholas C. Smith. Distribuidora: The Walt Disney Company Spain. Duración: 93 min. Género: Animación, aventuras, comedia, familiar, fantástico. Estreno en USA: 22 Junio 2012. Estreno en España: 10 Agosto 2012.

No Comments Yet

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies