Cómo conseguir una figura -casi- perfecta

 

Mónica Pérez es una mujer, por mucho motivos, a tener en cuenta. Sobre todo en lo que tiene que ver con la salud y la estética.

Porque veamos: Mónica es entrenadora personas, es también osteópata y profesora de traumatología de la escuela de entrenadores de Biiosystem.

Por su parte, Marilén Pizá, que es veterinaria, es el ejemplo de lo que predica Mónica: que haciendo el ejercicio correcto dos horas a la semana, y la alimentación adecuada, ha conseguido la figura que tiene. Porque no todo es ejercitarse en esta vida, sino ejercitarse, que significa el 20% del aspecto físico, y seguir la dieta adecuada, lo que supone el resto, o sea el 80% del citado aspecto físico.

Cómo tener una figura -casi- perfecta INMTK

Cuenta Mónica sobre Marilén Pizá – que es más joven que ella, por lo que, lógicamente, sus hormonas funcionan algo mejor que las suyas-, que cuando se inició, su figura era tirando a regordeta, pero que recientemente, en un campeonato de fisicoculturismo natural al que se presentaron ambas, quedó por delante de ella.

El método utilizado por Mónica y Marilén, es el Biiosystem.

En el Paleolítico, la caza de un animal requería un esfuerzo del que dependía la supervivencia del cazador. Este, tras haber conseguido la presa y el alimento, se alimentaba de ella, reposaba para recuperarse para estar en condiciones en una nueva cacería.

Esto, extrapolado a la forma de entrenar en los tiempos actuales se traduce en entrenar durante pocas horas, pero de forma intensa. Dos horas a la semana, pero con un entrenamiento muy duro, seguido de reposo. Ello hay que sumarlo a lo que se denomina la Paleo dieta –Paleo, de Paleolítico, el periodo más antiguo de la Edad de Piedra-, que viene a ser, más o menos, de lo que se alimentaba el cazador del Paleolítico, y que son carnes frescas, pescados frescos, huevos camperos, verduras frescas y frutas estacionales, que son alimentos reconocidos por nuestro ADN durante 2.5 millones de años antes de la Agricultura, la cual trajo consigo una serie de enfermedades y una reducción de estatura, nada que ver con la del cazador del Paleolítico. De ahí que se recomiende evitar los cereales (pasta, pan, corn flakes), arroz, lácteos, maíz, legumbres y carnes procesadas, como, por ejemplo, los embutidos.

“Lo que se trata –señala- es conseguir la forma física de un auténtico cazador y, a la vez, establecer una súper salud fuera del alcance de cualquier afección neolítica, todo a base de una alimentación y un entrenamiento natural, sin anabolizantes, lo cual estimula las hormonas endógenas y sube el metabolismo activo. Todo eso con tan solo dos sesiones semanales de 1 hora, a base de una actividad con pesas y ejercicios funcionalmente naturales. De este modo se recuperará nuestro legado de cazador-recolector, cosa que se puede hacer a cualquier edad”.

 

No Comments Yet

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR