Contraluz

Contraluz es un retrato de la belle époque, vista a través de la lente deformante del siempre genial Thomas Pynchon. Una buena parte del libro gira en torno al misterioso mineral transparente conocido como espato de Islandia, que posee la curiosa propiedad óptica de la doble refracción: duplica la imagen del objeto que se mira a través de él. De la misma forma, Contraluz tiene mucho de laberinto de espejos.

Por este vasto mosaico que va de las postrimerías del siglo XIX a los años posteriores a la primera guerra mundial, desfilan una larga galería de personajes. En sus páginas se entrecruzan, a menudo de forma disparatada, las historias de los Chicos del Azar, una cuadrilla de pilotos aventureros que se recorren el planeta a bordo de un dirigible, viviendo toda clase de peripecias; Lew Basnight, un detective desorientado al que se le encarga la extravagante misión de tener vigilados a los Arcanos del Tarot (al parecer encarnados en personas físicas); Merle Rideout, fotógrafo, alquimista, científico loco y lo que se tercie; Cyprian Latewood, espía británico de sexualidad tan ambigua como su oficio, atrapado en una Europa que se encamina a la Gran Guerra; Zombini el Misterioso, mago casanova especializado en hacer desaparecer a las esposas de los demás; la ubicua y bisexual Yashmeen, musa de estudiantes, ocultistas y agentes de espionaje, que va dejando una ristra de corazones rotos a su paso; etc. Y en el centro de ese laberinto narrativo, la saga del minero sindicalista Webb Traverse, al que muchos toman por el terrorista anarquista Kieselguhr Kid, y sus cuatro hijos: Reef, el temerario tahúr que se recorre los casinos de Europa; Frank, el revolucionario gringo atrapado en México; Kit, el matemático despistado que se lanza a explorar el mundo; y Lake, la hija rebelde y alocada que se casa con el asesino de su padre…

Las aventuras que viven estos personajes nómadas se revelan a menudo como búsquedas de un sentido en medio del caos. Sus peripecias les llevan por el Londres ocultista, el México revolucionario, los Balcanes, Asia Central, Siberia, el Polo Norte, Venecia, la Viena imperial, el París de la posguerra o el Hollywood del cine mudo… El libro refleja las revoluciones de la época: la Revolución Mexicana y la Revolución Rusa, pero también la revolución internacional del anarquismo, que se rebela contra un capitalismo cada vez más asfixiante que quiere dominarlo todo; y en otro plano más abstracto, la revolución de los matemáticos de la época, enfrentados en diversas facciones, cada una defensora a ultranza de su propia teoría para explicar un mundo caótico que se está viniendo abajo. Thomas Pynchon, del que se dice que estudió ingeniería en su juventud, se interesa vivamente por los descubrimientos científicos y los inventos de la época. En este libro abundan los científicos locos y las máquinas imposibles. Se habla de la electricidad, la fotografía, la dinamita, el ferrocarril, los artefactos de Tesla, las posibilidades de la cuarta dimensión, las bilocaciones e incluso los viajes en el tiempo… Vamos, el libro ideal para un nerd.

Esta obra enciclopédica y desmesurada, a menudo delirante, parodia todos los géneros literarios posibles: los folletines de aventuras (los Chicos del Azar protagonizan su propia serie de libros juveniles…), el western americano (toda la historia de sangre y venganza del clan Traverse), la novela erótica y libertina (trío amoroso en Venecia incluido), la novela negra (las desventuras del detective Lew Basnight, con misiones a cada cual más absurda), las historias lovecraftianas de terror cósmico, la primeriza ciencia ficción de la época, con guiños steampunk a Verne y Wells… En sus más de mil páginas hay perros parlantes, rutas secretas a Asia Central, ciudades ocultas bajo la arena del desierto, misteriosas ruinas aztecas, pueblos infernales del Oeste cuyo alcalde es el Diablo, viajes al centro de la Tierra, Dogos venecianos en la clandestinidad, herejes bogomilos en monasterios inaccesibles de los Balcanes, profetas locos que sueñan con crear un imperio en el corazón de Asia, extrañas conspiraciones y sociedades secretas… Y en el centro de todo, la búsqueda de Shambhala, ese país mítico en el que no existe el tiempo, y la eterna lucha entre la luz y las tinieblas… donde la luz no siempre representa el polo positivo. Thomas Pynchon, ese autor tan enigmático como su estilo (apenas se sabe nada de él y escasean las fotos suyas), nos arrastra con él en sus habituales parrafadas marcianas y divagaciones eruditas, dejando al lector maravillado con su ingenio inagotable y su humor cáustico.

Contraluz nos habla del fin de una época, de los espejismos del progreso, la lucha por los derechos de la clase trabajadora, los extraños caminos del amor, y en última instancia, de la vida misma. Sus personajes son siempre individuos desarraigados, atrapados en un mundo complejo y confuso, arrastrados por los acontecimientos, a menudo perdidos, que rara vez encuentran lo que andan buscando, pero experimentan por el camino toda clase de vivencias. Todo el libro es un enloquecido viaje al abismo, en un mundo al borde de su destrucción. El caos geopolítico de la preguerra tiene su reflejo en el caos que se adueña del libro en su tramo final. El extraño fenómeno de Tunguska, que por aquel entonces arrasó los bosques de Siberia (y los científicos todavía no han sabido explicar), se toma por una señal del Apocalipsis que se avecina. Pero Contraluz se cierra con una luminosa nota de esperanza, con los inocentes Chicos del Azar volando hacia la gracia, sin perder la fe en esa gran aventura que es la vida…

NOTA: en el libro no salen Groucho Marx ni Bela Lugosi, a diferencia de lo que se asegura en la contraportada (en cambio sí sale Tesla, al que no se menciona). Se agradecería que los que escriben los textos de las contraportadas se leyeran antes los libros, que para eso les pagan.

 

No Comments Yet

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR