“El Mirador” by Roig de Diego

Hablar de El Mirador es hacerlo de una bonita y generosa iniciativa de una persona muy cercana a los círculos artísticos más exquisitos de la ciudad de Palma y de una brillante idea. La persona en cuestión desea guardar su anonimato y así lo respetamos, pero no obstante es imposible no hablar de las intervenciones que suceden en su bonito balcón. Se trata de un mirador de un piso situado en el centro histórico de Palma, entre el Ayuntamiento y la Plaza Mayor. Solo hay que fijarse…

ROIG DE DIEGO -1-

Cada artista que recibe una invitación por parte del propulsor de esta idea, lo interviene con su lenguaje personal. Y el resultado ¡no puede ser más sorprendente! Esta vez, le ha tocado el turno a nuestro amigo y compañero de INMTK, el artista plástico pop, Jaime Roig de Diego, quien sin duda ha sabido plasmar a la perfección todo un lenguaje de símbolos que nos llevan del infierno al cielo, o viceversa, según uno quiera interpretarlo…eso sí, levantando la mirada hacia arriba y escrutando cada una de las vidrieras costumizadas, buscando el significado que cada uno quiero interpretar…

Símbolos en el MIRADOR

Confieso que la propuesta de intervenir en el “Mirador“ me llenó a un tiempo de ilusión y una cierta inquietud.

La idea de intervención periódica en un típico mirador situado en el corazón de Ciutat, es una de las propuestas más frescas, dinámicas e interesantes de dinamización urbana.

Tal vez la “gracia” es que siendo algo sencillo, visible, que (doy fe) da completa libertad al artista sin cortapisa alguna, conserva algo de comisariado y de programación, lo que le convierte en algo que late rítmicamente y no es flor de un día.

La inquietud, llega del lado del que antes que uno, han estado compañeros artistas notables, y eso es un reto que te coloca mariposas en el estómago.

En principio pensé sacar mi vena más Pop, el lado más “publicitario” y visual para hacer algo de impacto que hiciera levantar las cabezas de los viandantes. Pretendía recurrir al famoso “puñetazo en el ojo” que decimos es todo buen cartel.

Pero algo pasó cuando entré en el estudio de Lluis Fuster, el backstage que está detrás del escenario “Mirador”. Debió poseerme algún antiguo habitante del Call judío. Tal vez un rabino, un estudioso de la Torá, o justo lo contrario: un “cristiano viejo”. Tal vez un hermeneuta…El caso es que manos a la obra me puse a buscar signos, símbolos, emblemas e ideogramas…

La idea era “incendiar” el Mirador con algo parecido a un Vitral de iglesia, que tuviera la estructura lógica vertical (de abajo a arriba): mal-bien. Infierno-Purgatorio-Cielo.

Lo he realizado llevándolo a mi lenguaje habitual; mezclando elementos cultos, con ingredientes “Pulp culture”, referencias a los mitos populares, mezclando religiones, eras y contextos sin el menor rubor, pero con la mayor de las consciencias. Un vitral…que no es tan pagano como puede parecer con el fuego purificador que quema lo que tanto daño nos ha hecho como pueblo: la avaricia, la especulación, el daño a la naturaleza, el desprecio a la cultura, la xenofobia, los líos culturales de opereta, la soberbia…

Pero no hay que preocuparse. De la todopoderosa Roma (que fue anteayer), apenas queda nada. ¿Que huella va a quedar de nuestra cultura?¿un anfiteatro?…

No. Supongo que nuestro mejor exponente: los aparcamientos subterráneos.

De todos modos en “mi” Mirador, el Mirador de Roig de Diego (el tiempo que esté como inquilino), hay espacio para el cielo. Aunque en él, Dios tal vez sea mujer y extraterrestre.

Roig de Diego

 

 

 

EL MIRADOR:

https://www.facebook.com/pages/EL-MIRADOR/204293499759440?fref=photo

No Comments Yet