El vino y su eterno dilema

Desde hace ya algunos años, muchos meros mortales nos planteamos la infinita pregunta: ¿es tan saludable el vino cómo afirman los recientes estudios? Al parecer hay opiniones muy dispares entre los propios académicos, los concienzudos científicos, y sobre todo, según de donde provenga la financiación de los mismos.

74e2f5b5f62f382f93e275e0ec096c48

Las bondades de este jugo de uva fermentada han sido descritas desde tiempos inmemorables por distintos personajes históricos. Entre ellos, el astrónomo Galileo Galilei nacido en la Toscana: “El vino es la luz del sol unida por el agua”. Varios siglos más tarde, el aclamado director italiano conocido por películas como ‘La Dolce Vita’, Federico Fellini, describía el vino como una buena película: “Dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador”.

2d45012436ea8366ed0eda9caacc4091

Sin embargo, el vino también ha recibido sus malas críticas históricas, y es que el famoso médico y microbiólogo alemán, Robert Koch, ya conocía el poder de los llamados ‘lobbies’ (grupos de presión en la sombra) en el  pasado Siglo XIX: “El vino disfruta de una imagen muy positiva, dada por consumidores, medios de comunicación y gobiernos”.

Mejor beber vino acompañado

8af82198574e9921d32ea49e97018e1a

Bebemos vino porque es un placer sensorial y porque somos un país de compartir en general. Aunque como buenos socializadores que somos, la mayoría disfrutamos más compartiendo alimentos y bebidas que aficiones. Entonces, ¿nos tenemos que sentir culpables cada vez que nos bebamos una copita de vino? Según el Abecedario de la nutrición de la Agencia Efe, la clave está en acompañar siempre el vino de unas tapas y en una cantidad reducida: “Si tomamos regularmente vino, debemos hacerlo siempre durante las comidas. Las mujeres una copa y los hombres máximo dos”.

d77b1b148f9a5094f22245430d12d065

Cabe destacar que esta medida no nos viene del todo mal, ya que tal y como señala el estudio realizado por científicos de la universidad de Bristol y recogido por el prestigio portal especializado en ciencia, LiveScience: “Beber un vaso de vino nos hace más atractivos y guapos”. La razón es que un vaso de vino provoca en nuestro organismo algunos cambios que hacen que parezcamos más accesibles a los demás. El resultado son pupilas dilatadas, mejillas sonrojadas, y músculos faciales más relajados. Es decir, una fórmula de belleza ganadora.

4c004ca8a7e8d50a5ef0465f7669694c

Una vez cubierto el eterno dilema sobre si el vino es saludable o no, lo que sí que es cierto es que esta bebida alcohólica da para muchos estudios y para muchos blogs especializados como este, dirigido a los amantes de este brebaje. De hecho, muchos periódicos nacionales se hicieron eco del aumento de consumo de vino en España en este último año. Los datos ofrecidos la semana pasada por el Observatorio Español de los Mercados del Vino, confirmaban que la tasa de crecimiento de consumo de vino aumentaba en nuestro país por primera vez en décadas, exactamente del 2,5% al 4%, alcanzando la cifra de 9,8 millones de hectolitros.

0f063aa57e622b2aac1f66e35a2947bd

No obstante, en España todavía nos falta mucho para alcanzar al país con mayor tasa de consumo de vino del mundo: la Ciudad del Vaticano. Nada menos que 45.000 litros de vino beben al año sus escasos 800 habitantes. El estudio realizado por ‘The Wine Institute’, explica que esto se debe a que sus habitantes son varones mayores de 50 años sin cargas familiares. En el resto de Europa también son buenos catadores de vino los Croatas, Eslovenos, Franceses y Suizos.

cena-en-pareja

En fin, por nuestra parte, sólo nos queda esperar que nuestros compatriotas europeos sepan acompañar estos exquisitos Riberas del Duero o Bodegas de Rioja con alguna especialidad gastronómica, preferiblemente mallorquina, ¿qué tal un secreto de cerdo negro con crema de moniato y vino tinto?

No Comments Yet