Palacio Maeterlinck: arquitectura y diseño exclusivo en Niza

Madrid, mayo 2017. En uno de los emplazamientos más lujosos y deseados de Europa, el Cabo de Niza (Francia), un complejo exclusivo de 5000m2 se levanta cargado de historia, diseño y con vistas panorámicas al Mar Mediterráneo. Es la extraordinaria ubicación -la Costa Azul- del denominado Palacio Maeterlinck que, tras un proyecto profundo de reforma y rehabilitación, ha pasado de ser un hotel de lujo abandonado y la que fuera la casa del poeta y escritor belga Premio Nobel Maurice Maeterlinck en 1940, a convertirse en una urbanización de viviendas privadas de alto standing con una arquitectura y un trabajo de interiorismo dignos de los paladares más exquisitos.

Palais Maeterlinck

Palais Maeterlinck

El estudio de arquitectura Jean-Paul Gomis ha sido el encargado de transformar, tanto la construcción en sí como sus alrededores, y lo ha hecho bajo una premisa clara y evidente de respeto hacia la estructura y esencia original del palacete. Algo que no ha impedido alcanzar otra de las premisas esenciales del programa: su conexión directa con el exterior representada, sobre todo, a través de las vistas panorámicas al mar de las que disfrutan los 18 apartamentos que, en total y repartidos en diferentes módulos constructivos, conforman el Palacio. En ello ha tenido mucho que ver KAWNEER que, con varias de sus soluciones arquitectónicas en aluminio (muro cortina, correderas, ventanas y puertas), ha facilitado una visión completamente limpia y sin obstáculos del espectacular paisaje exterior.

Palais Maeterlinck

Como destacan desde el propio estudio de arquitectura “conceptualmente, la voluntad del proyecto es establecer una relación más fuerte con el mar mediante la eliminación de muchos obstáculos visuales, dar sentido y comodidad a todos los usuarios y recuperar la magia, calidad y dignidad que el lugar ha tenido históricamente a través de nuevos espacios y materiales”.

Palais Maeterlinck

El estudio de arquitectura Jean-Paul Gomis ha confiado en los cerramientos y carpinterías de KAWNEER para crear una arquitectura clásica y contemporánea a la vez. Fotos Xavier Boymond ® para KAWNEER. Todos los derechos reservados.

En concreto, los arquitectos han confiado en la fachada KADRILLE 1202, las correderas KASTING AA3767 y las ventanas KASSIOPEE AA767 de 72mm., así como en la puerta KANADA de 52mm. de KAWNEER. Diseños y modelos de cerramientos y carpinterías que, además de contar con las mayores prestaciones y garantías técnicas y asegurar el aislamiento y la eficiencia energética buscada, encajan a la perfección en una estética de diseño ecléctica que aúna lo mejor del pasado con lo mejor del presente. Lo clásico y lo contemporáneo se dan la mano en este Palacio Maeterlinck lleno de contrastes bellos y atractivos tanto a nivel arquitectónico como decorativo.

Palais Maeterlinck

El propio exterior del complejo reúne ya en sí mismo lo que, para el equipo de Gomis, son los factores clave entorno a los que gira la propia idea del proyecto arquitectónico: el cielo, el mar y la misma piedra del acantilado de 4 hectáreas sobre el que reposa el Palacio Maeterlinck. Lo esencial, orgánico y natural se encuentra en armonía con las grandes fachadas arqueadas, así como con las amplias superficies y cerramientos acristalados que borran las fronteras entre interior y exterior y que, incluso, llegan a desaparecer escondiéndose en muros y paredes, gracias a los avanzados sistemas de empotrado que ofrece KAWNEER. Siempre, eso sí, bajo la protección de los grandes arcos de piedra que recorren el exterior de forma rítmica y que ofrecen a la construcción “una escala sencilla, con un lenguaje sin grandes complejidades, pero a su vez con una esencia monumental”, como explican los arquitectos.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

La fuerte conexión interior-exterior con vistas panorámicas al Mediterráneo las facilitan las correderas, ventanas y puertas de KAWNEER. Fotos Xavier Boymond ® para KAWNEER. Todos los derechos reservados.

El juego de luces y sombras que la arquitectura desprende, los contrastes de materiales y texturas, así como de tonalidades y colores, participan a la vez, y sin desentonar en absoluto, en la creación de un espacio único que ofrece todas las comodidades de la vida moderna a sus habitantes.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

Además de las fachadas y los propios espacios del Palacio, también se han rehabilitado los espacios al aire libre con los que cuenta, que han quedado divididos en tres categorías principales: áreas recreativas y piscinas; zonas ajardinadas y enlaces funcionales de circulación, tanto vertical como horizontal.

Distribución del Palacio y decoración

Todo el complejo del Palacio Maeterlinck, alejado del bullicio de la cercana ciudad de Niza y a no mucha distancia de Mónaco, Cannes y Saint Tropez, está formado por diferentes módulos constructivos que, a su vez, han sido proyectados con un número diferente de residencias en su interior.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

El Palacio se distribuye en tres construcciones independientes con diferentes apartamentos y viviendas en su interior. Fotos Xavier Boymond ® para KAWNEER. Todos los derechos reservados.

Villa Melisande es el complejo más grande del Palacio y cuenta con dos grandes apartamentos de aproximadamente 400m2 cada uno de ellos. Dispone, además, de una infinity pool, ascensor privado y parking independiente.
El módulo de apartamentos Blue Bird -con siete en total- representa el corazón del Palacio Maeterlinck. La planta de cada uno de ellos se ha dispuesto con una superficie que va desde los 160m2 a los 320m2. Su característica constructiva más particular es que los dormitorios de cada apartamento se han proyectado con amplias terrazas con vistas directas al mar.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

Y, por último, pero no menos llamativo arquitectónicamente hablando, está el módulo de apartamentos Orlamonde, que cuenta con piscina y jardines cercanos y se conforma de tres viviendas dúplex de unos 280m2 cada una. Cada pieza dispone de entrada privada y terrazas parcialmente cubiertas que miran a las zonas verdes exteriores, con el mar de fondo. El nombre de este módulo lo puso en su día el propio Maurice Maeterlinck en referencia a un personaje de una de sus obras que cantaba a sus hijas para reconfortarlas y guiarlas por un camino lleno de luz.

Los nombres de los diferentes edificios que conforman el Palacio están relacionados con las obras del Premio Nobel Maurice Maeterlinck. Fotos Xavier Boymond ® para KAWNEER. Todos los derechos reservados.

Así mismo, además de estos tres módulos principales en los que se distribuye, el Palacio dispone en total de tres hectáreas de zonas verdes y exteriores, playa privada, muelle propio con funicular, una piscina central (una de las más grandes de la Costa Azul) flanqueada por columnas de 20 metros de altura cada una con, además, un salón VIP comunitario y servicio de seguridad y conserjería 24 horas.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

Mobiliario e interiores de Ralph Lauren Home. Fotos Xavier Boymond ® para KAWNEER. Todos los derechos reservados.

El proyecto de interiorismo y decoración de las viviendas exclusivas del Palacio Maeterlink las ha llevado a cabo Ralph Lauren Home. El estudio de decoración de la prestigiosa firma de diseño estadounidense se caracteriza por su estilo elegante y sofisticado, así como por sus muebles y complementos de alta calidad. Cada espacio ha sido vestido con mobiliario y piezas de la firma y en ellos se conseguido crear una atmósfera ecléctica y vanguardista, que contrastan en su esencia con los exteriores rehabilitados, y que transmiten -a su vez- una propia personalidad.

Cada vivienda destaca por su decoración ecléctica, sofisticada y elegante a la vez. Fotos Xavier Boymond ® para KAWNEER. Todos los derechos reservados.

Breve repaso a un pasado con historia

El aristócrata francés y Conde de Milleant construyó, en 1920, lo que en origen fue este Palacio Maeterlinck: un destino y resort de prestigio cerca de Niza que rivalizó directamente con el Casino de Monte Carlo.
Años después, el proyecto fue abandonado para ser rescatado y comprado, en la década de los 40, por el escritor y poeta Maurice Maeterlinck, quien lo nombró como Villa Orlamonde y lo convirtió en su propia casa invitando, incluso, a algunos de los más grandes ilustres de la época a quedarse. Recuperó así el Palacio el esplendor que había tenido antaño y se convirtió de nuevo en un destino de élite para artistas y personalidades de la sociedad francesa y del panorama internacional de entonces.
Entre 1990 y 2008 la finca se abrió al público como Gran Hotel para, posteriormente, volver a abandonarse y ser comprada otra vez -recientemente- por el empresario checo Radovan Vitek. Financiado por este magnate se ha llevado a cabo el proyecto de rehabilitación y reconstrucción del Palacio que, ahora en forma de viviendas privadas, vuelve a recibir a personalidades de la alta sociedad.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

Los interiores de los diferentes apartamentos rezuman paz y giran alrededor de una apertura total hacia el exterior. Todos los derechos reservados.

Palais Maeterlinck
Palais Maeterlinck

KAWNEER tiene más de 100 años de experiencia en sistemas de fachadas y muros cortina, ofrece una gama completa de sistemas arquitectónicos en aluminio, con soluciones integrales y específicas al servicio de la creatividad de los arquitectos, y soluciones técnicas y de producto para cada necesidad.
Para hacer realidad sus diseños y ayudarles a tomar decisiones, KAWNEER pone todo su conocimiento técnico al servicio de arquitectos, constructores y profesionales del aluminio con el apoyo de ingenieros consultores, así como con diversas herramientas informáticas.
Entre sus obras en la Península Ibérica destacan la sede de ENDESA y el edificio Forum en Barcelona, el Centro Tecnológico LEITAT, la Biblioteca de la Universidad Juan Carlos I, y centros asistenciales como el CRE de León y los hospitales de Sanitas-Sanchinarro, y 9 de Octubre.
Tanto en España como en Portugal, KAWNEER ha dotado de soluciones a destacados hoteles: Oscar Room Mate y Urban Hotel (Madrid), Aquapura Douro (Valle del Duero, Portugal) y Troia Resort (Troia, cerca de Setúbal), entre otros.
Entre las obras internacionales cabe destacar el Lycée Georges Frêche del estudio FUKSAS (Montpellier), el Ministerio de Finanzas y el Aeropuerto de Argel, el Aeropuerto de Lyon – Saint Exupery, o el Hospital de Estrasburgo, entre otros.
KAWNEER ofrece a sus clientes en la Península Ibérica todo el apoyo técnico, la proximidad y la infraestructura de la marca en esta región desde sus 4 centros estratégicos, parte esencial del área de negocios Europa del sur.

No Comments Yet