Poesía en escena: Mayte Albores, Lorena Bettina Durruty, Navarro Durruty y Patxi Zabalgo, en verso

Los pueblos indígenas en la América precolombina cultivaban la poesía, como lenguaje habitual en su vida cotidiana.

En las culturas mexica (azteca), maya e inca, la poesía se cantaba y bailaba. Era un lenguaje poético con un fuerte sentido religioso de comunicación colectiva entre los hombres y sus divinidades; se hacían poemas educativos, líricos, épicos y eróticos.
Esto sucedía en los Altépetl (ciudades estado), antes de la llegada de Colón al continente americano.

Desde entonces, pensemos en la cantidad de buenos, maravillosos, e insignes poetas que ha visto nacer este planeta azul (como el poema de Rubén Darío). Pero la poesía es una flor delicada que siempre se dio en cenáculos reducidos, salones privados, ateneos, círculos, y otras figuras geométricas que indican su carácter cerrado y elitista.
Claro que ha habido en todo el mundo experiencias de acercamiento, de voluntad de hacer de la poesía un lenguaje cercano a todos ( “La Barraca” con F.G.Lorca, uno de ellos, y Miguel Hernández, de otro modo). Lo peor, han sido esos buenos autores – y pésimos rapsodas-recitadores-torturadores de su propia poesía-, como por ejemplo Rafael Alberti.

Un amigo mío decía: Cuando Alberti recitaba aquello de “se equivocó la paloma”, con aquella voz lánguida, engolada y pretenciosa, daban ganas de meterle la cabeza en el cubo de fregar, echar una guía y un pollo muerto, y decirle:

– ¡Toma!, prueba con el pollo, a ver si este no se equivoca

La poesía ha llegado hasta ahora con una salud media en cuanto al tema editorial, porque es un cuerpo que no hace alardes y sabe de sus limitaciones atléticas, conocedor de que jamás habrá un best seller ( a menos que Marta Ferrusola escriba “Las cantigas de Andorra”). Pero cualquier género necesita visibilidad, espectáculo y que lo consuma la gente joven con el mismo descaro que si fuese el Yakisoba. La poesía es como los besos y los noodles, que son mejores si pican y pringan un poco, y se sorben en público.




En cuanto a espectáculo, ya digo, la poesía nos estaba llegando al siglo XXI oliendo a naftalina con el zumbante frufrú de la seda salvaje ( y volvemos a Azul de Darío)

“Cerca de mí pasaba el frufrú
de las polleras antiguas de mi abuela
y del traje de Inés, coqueto, ajustado…”
R.D.

Creímos que nuestro único refugio estaba en el Slam poetry, cuyos practicantes no quieren relacionarlo con el Rap, a pesar de que coinciden en una forma de “decir”, en ritmos y en un eficaz descaro escénico. Pero fuera de la poesía Slam, a la que deseo larga vida y evolución, también hay arte y show.

Véase: el viernes 23, asistimos a un espectáculo diferente: “Piano en versos”.
En el espacio gastroartístico de “Art, mobles i vins” -un nuevo proyecto empresarial de Pedro de Juan-, Arte, objetos belllos, antigüedades clásicas y del s.XX, con acciones artísticas y musicales según agenda.

En Piano en versos, dentro de unas coordenadas formales más clásicas, 4 poetas, excelentes, preferentes y divergentes entre si, nos regalaron una delicia de tiempo, durante el cual, con sus voces, un teclado, y esas virtudes llamadas sencillez, autenticidad, calidad y sentido de la escena, nos transportaron a territorios íntimos abriendo puertas, desatando lazos y liberando sentimientos.
Mayte Albores, Lorena Bettina Durruty, Navarro Durruty y Patxi Zabalgo (por alfabético orden), nos llevaron, entre otros lugares, a la planta cerrada de ese almacén fantasmal, donde reside el poso de la infancia -y donde da un cierto miedo regresar-. También nos abrieron la puerta de un jardín donde al fondo hay una vía por la que pasan trenes que pasaron alguna vez. Y luego alguno destapó tarros de esencias que duelen o calman…o lo que escuece es la cicatriz, según…
Con ayuda de la música, e incluso sin ella, nos zarandearon, elevaron, nos pusieron al borde del precipicio de las lágrimas (esas que sueles abortar por pudor, aunque Navarro Durruty diga que hay que dejarlas ir como ríos que van a la mar). Luego nos volvieron a dejar en la mesa, sin heridas.
Nadie diría de tanto vaivén emocional. No se esperen el Circo del Sol. Este es un show sencillo y brillante, pero funciona bien porque fluye y sucede de modo envolvente y natural.

{"total_effects_actions":0,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":0,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":0,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"text":0,"square_fit":0,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":0,"uid":"A0CECEF5-FC16-4CD4-9B2A-17BEB38DA20E_1519494774161","entry_point":"create_flow_fte","photos_added":0,"total_effects_time":0,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":0,"crop":0,"enhance":0,"selection":0,"free_crop":0,"flip_rotate":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"width":580,"source":"editor","origin":"unknown","height":436,"subsource":"done_button","total_editor_time":444,"brushes_used":0}
Roig de Diego, autor del artículo, con el pintor Martin Berlín, compartiendo mesa en el espectáculo de los 4 Poetas

Si quieren disfrutarlo, tengo entendido que la próxima parada es Transilvania. (Aunque no es necesario que viajen a los Cárpatos, porque se refieren a Transilvania Museo de cera en Palma.
Nos vemos allá. Yo llevaré ajo negro en la solapa.

castelul-corvinilor22




JAIME ROIG DE DIEGO

Jaime Roig de Diego es artista plástico, escritor, y publicitario. Ha ejercido como Director Creativo de MATAS Publicidad,sl, durante muchos años Su primer libro: EL IN-PERTINENTE , es una recopilación de artículos publicados en IN-MEDIATIKA, junto a textos y relatos inéditos. Cada capítulo lleva una ilustración original y, al final una separata con una selección de cuadros de diferentes épocas. Compra EL “IN-PERTINENTE” Jaime Roig de Diego en Amazon . http://www.amazon.es/ y léelo en papel o en tu dispositivo Android, iPad, iPhone, Mac o Windows 8. Y, por supuesto, también puedes leer el libro Kindle en tu Kindle o Kindle Touch.

No Comments Yet

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies