Ramón Arangüena ensaya en Mallorca “El placer de fracasar”

El polifacético Ramón Arangüena pasa estos días en Mallorca preparando su nueva obra de teatro, “El Placer de Fracasar”, que estrena el 25 de septiembre en el Teatro Gran Vía de Madrid. Arangüena ensaya en las instalaciones de Sala Dante, en el polígono de Can Valero. Inmediatika ha tenido la oportunidad de entrevistarle en exclusiva.

 

– ¿Que le trae por Mallorca? 
– Me suelen traer los amigos que hice en la isla cuando trabajé aquí. Ahora, además, vengo por trabajo, preparación y ensayos para la obra de teatro porque los guionistas que la escribieron Rody Polonyi y Javier Bizarro son de la isla.
-¿Meterse en el teatro ahora con el 21% es de fracasado?
-Sí, pero no de persona fracasada sino de país fracasado culturalmente. En Francia se plantean bajar el IVA cultural del 7 al 5 por ciento mientras que aquí se estrangula la cultura. Como sigamos así acabaremos yendo a París para escuchar a la Orquesta Nacional de España.
– ¿Que referentes humorísticos tiene a la hora de interpretar “El Placer de Fracasar”?
-He intentado ver lo que hacen otros pero es muy difícil llegar a su altura. Me ha fascinado Gabino Diego con su espectáculo, también he visto El cavernícola con Nancho Novo y ahora iré a ver a Eduardo Aldán con Espinete no existe. Pero mi referentes clásicos en el humor siguen siendo desde Tati,a Buster Keaton o dibujantes como El Perich  o Chumy Chumez y grandes del escenario como Tip Y Coll o Faemino y Cansado.
-Usted empezó trabajando en el diario de sucesos “El Caso”, y ahora protagoniza una obra de teatro de humor… ¿cómo se produce esta metamorfosis?
-Hasta en El Caso teníamos sentido del humor. El hecho es que cuando terminó el programa de cirugía del Dr. Beltrán En buenas manos, donde yo estaba de periodista de investigación,hicieron pruebas a actores y periodistas para buscar una caricatura de entrevistador. A mí me apetecía probar y me escogieron. Después fue cuestión de trabajar duro. Sigo currando de periodista pero el sentido del humor no lo he perdido.
ramon2 (1)
– ¿Qué diferencias tiene el teatro respecto a la televisión?
-En televisión nadie memoriza un texto, está escrito en una pantalla delante de tus narices y puedes improvisar sobre él. En televisión hablas a millones de personas pero nadie se pone nervioso delante de una cámara y ante el público sí. En teatro sientes el aliento del de la gente y su reacción, en televisión si hay público en los platós es de pago y lo han recogido con un autobús en un plaza varias horas antes por lo que está acartonado y pensando en salir de allí lo antes posible. Si uno lleva haciendo durante años la misma obra de teatro lo podrán haber visto cientos de miles de personas pero en televisión te ven varios millones en un sólo pase. El teatro es mágico y te acerca a la gente mientras que la televisión tiene un cristal que te separa de ella. La televisión engorda cinco kilos y el teatro permite ver cómo es una persona físicamente. Hay miles de diferencias pero en los dos formatos se cuentan cosas que es lo que significa comunicar.
– ¿Está cansado que le recuerden por aquel mítico programa de televisión donde interpretaba a un inocentón y despistado entrevistador?
-En absoluto. Fue un placer. Cuando me comentaron que me habían seleccionado a mí para trabajar en él alguien me dijo que ya no hacía falta que volviera a enseñar el currículo nunca más. Me metí en la casa de millones de personas y para muchos formo parte de su círculo de gente que le agrada.
– ¿Traerá “El placer de fracasar” a Mallorca?
Tenemos una gira que nos llevará a ciudades como Coruña, Valladolid, Algeciras, Pamplona, Barcelona o Valencia, por lo que ir a Mallorca es sólo cuestión de tiempo. Siempre es un placer venir por aquí. Además, como soy del Norte, en noviembre el agua del mar sigue estando más caliente que en Galicia, por ejemplo.
– Trabajó durante un año en Mallorca, ¿con qué se queda de ese año? ¿Le gustaría vivir aquí?
-Me quedo con los amigos que hice. Montamos una pandilla fantástica y eso me obliga a venir a verlos cada poco tiempo. También, por supuesto, con Fernando Schwartz, con el que sigo en contacto. He pasado hasta un verano entero en Sant Elm y si pudiera me quedaría todo el invierno. Sí. Me encantaría vivir en Mallorca, sinceramente.
INMTK REDACCIÓN.
No Comments Yet