Showrooming: la tecnología al servicio del consumidor

Me defino como un nativo digital de adopción y convicción, ávido de información, curioso insaciable, marketiniano y apasionado de las nuevas tecnologías. Me gusta escuchar las señales, ya que aunque débiles, nos adelantan lo que será el futuro. Advertirlas nos prepara de forma activa para anticiparnos a lo que vendrá. Por ello, detectar las tendencias es importante. Esa será mi principal misión en esta sección, manteneros al día de las nuevas tendencias en el ámbito tecnológico, orientado tanto a los consumidores como a las empresas. Espero que me acompañes en esta aventura.

Hoy me centraré en el “yo consumidor”. Estoy seguro que la gran mayoría de los lectores de nuestra revista disfrutáis de las nuevas tecnologías, posiblemente muchos nos leeréis desde dispositivos móviles. Actualmente, quien más quien menos cuenta con un smartphone o una tablet, que sin lugar al dudas es lo primero que cogéis al despertar y lo último que dejáis al acostaros…Os confesaré algo, yo me antes leía los periódicos al despertarme, ahora leo mi timeline…

Un gran número de vosotros contaréis con perfiles sociales, lugares en los que compartir pensamientos, vivencias e incluso conocimientos. Pero, ¿es lo único que nos puede aportar la tecnología? Las respuesta es no. Todos y cada uno de nosotros en un momento dado somos consumidores, y como tales buscamos lo mejor. ¿Quién compraría un producto a un precio elevado, pudiendo conseguirlo mucho más barato? Nadie, y de ahí nace la práctica del Showrooming. 

sw_1
Imagen: Google Imágenes

Con la proliferación de los smartphones, los consumidores nos hemos convertido en analistas. Sí, como leéis, en analistas. Quizá os resulte un concepto extraño si hablamos de consumo. ¿Qué nos evoca la palabra? A algunos, análisis, estudio, comparativas…, a otros, los más cinéfilos y amantes de la ficción, les evocará todo aquello relacionado con la investigación criminal, la CIA, el FBI, CSI…y todos estarán en lo cierto. Todo dependerá del prisma con lo que lo veamos.

Poco a poco, con la asimilación de las nuevas tecnologías en nuestra vida diaria nos hemos convertido en auténticos analistas. ¿Quién antes de comprar un teléfono/tablet no lee opiniones, valoraciones y precios en webs y foros de Internet?, ¿quién no compara los precios de las tiendas online y físicas de las principales tiendas de ropa?, ¿quién no ha leído opiniones en Tripadvisor antes de hacer una reserva en un hotel? Sin duda, todos habéis hecho showrooming.

Imagen: Mobile Life (TNS)

Entendemos showrooming como ir a una tienda física, probarnos la ropa que nos gusta, ver in situ el teléfono o la tablet que queremos comprar y ver su precio, para inmediatamente después coger nuestro teléfono, entrar en la página web de la misma tienda, o incluso de la competencia, para ver el precio más bajo y comprarlo según nos convenga. También puede suceder a la inversa, es decir, que hayamos visto un producto por Internet y sepamos en que tienda está más barato, así solo tendremos que desplazarnos a la tienda más próxima para poder verlo físicamente antes de realizar la compra online.

Este concepto también se denomina ROPO, y tiene una doble lectura:

  • Research Online, Purchase Offline
  • Research Offline, Purchase Online

Así, los smartphones nos han posibilitado la práctica de comparar precios con el móvil dentro de la propia tienda con el fin de encontrar la mejor oferta. Este comportamiento refuerza la idea de que la línea que divide lo online y lo offline es cada vez más difusa. De hecho, el 33% de la población compara los precios dentro de estos establecimientos, especialmente en las tiendas de ropa donde lo hacen casi un 28% de los consumidores.

El Showrooming en cifras:

  • El 63% de españoles prueban los productos en la tienda y los buscan más baratos en Internet.
  • Es un fenómeno que practican ya el 33% de los consumidores de todo el mundo y el 54% de los europeos.
  • En España  el 63% de los dueños de un teléfono inteligente recurren ya a este sistema.
  • El 27% de los españoles que poseen un teléfono inteligente acceden en la propia tienda a la web y localizan dónde pueden encontrar más barato el artículo que tienen delante.
  • El 26% de los dueños de estos terminales envían una foto o vídeo desde el mismo comercio.
  • Un 20% lee opiniones de otros usuarios.
Imagen: Mobile Life (TNS)
sw_3
Imagen: Mobile Life (TNS)

En muchas ocasiones este tipo de prácticas vienen dadas por la gran falta de lealtad de los consumidores hacia las marcas, ya no nos casamos con nadie. Cada vez exigimos más, mientras ejercemos una presión implacable para que bajen los precios. Si no conseguimos lo que queremos de nuestras marcas favoritas, la lealtad no va a ser un problema. Estamos ante un cambio de paradigma donde ya no nos basta que un producto cubra nuestras necesidades básicas, queremos que nuestra actitud ante el consumo pase a otro estadio, el de las emociones y experiencias.

Así, hemos pasado de comprar sin mirar a buscar, analizar e identificar en el mercado el proveedor que prometa hacernos más felices. De hecho, un reciente estudio demuestra que entre el 15 y 30% de los consumidores realizan una búsqueda antes de comprar o renovar un producto.

En la actualidad, ya tenemos a nuestra disposición algunas aplicaciones móviles que nos permiten hacer showrooming. Por ejemplo, tanto en Apple como Android encontramos Supertruper. Esta aplicación, más orientada a la cesta de la compra, nos ofrece mediante el escaneo del código de barras del producto, ya sea en el salón de casa o en la propia tienda, una comparativa de los precios de ese producto en diferentes supermercados. De la misma forma, poniendo un concepto genérico como puede ser “leche”, nos permite ver el precio de todos los tipos y todas las marcas de leche del mercado. Y como esta, muchas más…

sw_4
Imagen: Google Imágenes

Hasta la aparición de las redes sociales la comunicación entre el sector Retail y el consumidor se había caracterizado por ser unidireccional, ellos nos ofrecían un producto y nosotros lo aceptábamos, o no. Con el Social Media, las TIC, el E-Commerce y la Sociedad de la Información, el cliente pasa a ser el epicentro de esa estrategia. Llegado este punto han cambiado las reglas, entramos en un modelo de comunicación bidireccional, donde es el consumidor el que llega a las empresas porque siente algún tipo de interés por sus productos.

Recuerda, como diría un nativo digital, busca (online), compara (online) y si encuentras algo mejor, cómpralo (offline/online)

No Comments Yet

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies