Un mundo invisible

Market-In

Vivimos en una sociedad de consumo. Nosotros, los urbanitas, no podemos negar nuestra atracción hacia las marcas y sus productos. Puede sonar frívolo y materialista, pero realmente nos sentimos más a gusto utilizando algún producto de una marca con la que nos sentimos identificados. Despertarnos en nuestra cama de Ikea, echar un primer vistazo a nuestro iPhone, tomarnos un café Nespresso, vestirnos de H&M, Levi’s y Camper, todo en uno… ¡Y aún no hemos salido de casa!

¿Cuántas marcas más formarán parte del resto de nuestro día? Y así todos los días.

heineken

Es una cosa que, además, no podemos (o nos es muy difícil) evitar, puesto que estamos expuestos a una media de 3.000 impactos publicitarios ¡al día! Las marcas se esfuerzan muchísimo en tratar de vendernos sus productos, además de venderse a sí mismas. Cuales ninja, nos pasamos el día recibiendo y sorteando impactos.

IMG_0127

Muchos, ilusos de nosotros, llegamos a creer que, gracias a las herramientas que ahora tenemos a nuestro alcance, podemos controlar la cantidad y tipo de impactos que nos mandan las marcas.

Formamos parte de ese marketing diario que moldea nuestra rutina diaria. Tanto de forma pasiva como de forma activa.

coches

¿Activa? Sí. Porque desde el momento en que decidimos vestirnos de H&M, Levi’s y Camper en vez de Fruit of the Loom y Tex, pretendemos vender algo. Cuando decidimos amueblar nuestra oficina con Gunni&Trentino en vez de Ikea, pretendemos vender algo. Cuando en una primera cita escogemos un restaurante cuyo cubierto cuesta el triple de lo que solemos permitirnos, definitivamente, pretendemos vender algo. Y a la inversa, también. Ese algo somos nosotros mismos. En una sociedad de consumo como la nuestra el producto de mayor valor que podemos ofrecer es a nosotros mismos.

file3531289087703

Vendemos a todas horas. A nuestra pareja, para que sepa que somos su pareja ideal; a nuestro jefe, para que sepa que somos imprescindibles; a nuestros clientes, para que sepan que nuestro producto es el mejor; a nuestra abuela… para que siempre se acuerde de nosotros y nos guarde alguna croqueta.

Vivimos nuestro día a día en un mundo invisible lleno de marketing. Lo mejor es que ahora ya lo sabemos. ¡Bienvenidos!

Alberto Serra (@_aserra)

Puedes leerme también en http://balearketing.com/alberto-serra/

#yohagobalearketing

 

 

No Comments Yet